• maría herrero

Que otro te Escuche es imprescindible para que te veas

Actualizado: jun 3

Esto no es siempre asi, que conste. Si tu nivel de claridad contigo misma es suficiente, puedes escucharte a ti misma y darte cuenta de cuando estás bien, cuando te estás engañando, cuando estás en un bucle mental y porqué, cuándo te estás poniendo excusas e incluso, puedes llegar a ver aspectos que no habías tenido en cuenta antes.... Pero esto es bastante difícil para la mayoría, requiere un trabajo de autoconocimiento personal muy potente. Y aunque tengas ese trabajo hecho y seas muy lúcida o lúcido, cuando estás en un momento de crisis es muy difícil entrar en una narrativa interna en círculo.


Necesitamos a otro que nos escuche para que haga de espejo y podamos darnos cuenta de qué se esconde detrás de lo que nos estamos contando mentalmente. Porque cuando no hablas con otro, la conversación contigo misma es siempre igual. Puede tener diferentes tonos, capítulos, hasta a veces sorprenderte con pensamientos desconocidos, pero en los momentos en que estás en crisis, el discurso interno suele ser repetitivo. No aporta nada. Te cuentas todo el rato lo mismo, da igual que lo hagas de mil maneras o que los elementos parezcan cambiar: te estás contando lo mismo todo el rato.

Y eso que te cuentas no te ayuda. Está plagado de creencias antiguas y obsoletas, de excusas, de miedos, de deberías, de culpa...te cuentas lo que tienes permiso para contarte. Lo que está permitido en tu universo de "cosas que están bien y cosas que nunca jamás he de pensar".

Eso que te cuentas está mal.

Mejor dicho: está muy bien, porque es el discurso interno apropiado que te ha permitido sobrevivir.

Pero si en este momento sientes que eso se repite demasiado a menudo y te lleva siempre al mismo sitio, y es un sitio que te hace sentir pequeña y prisionera, es que ha dejado de ser funcional.

Seguro.

Si estuviera bien, te serviría. Te haría sentir profundamente bien. Te haría sentir con fuerza y segura.

Así que necesitas un discurso interno nuevo, que tenga elementos diferentes que puedan generar cambios y sacarte de ese lugar en el que ya no quieres estar.

Y eso no se puede hacer solo, porque tu propio instinto de supervivencia te lo impide.

Por eso necesitas a alguien que te escuche.

No un alguien cualquiera. No vale alguien que esté pensando en si mismo, o que tenga algún tipo de relación contigo que le impida ser neutral. O que tenga el mismo código de lealtades que tu. Necesitas a alguien que te escuche de verdad, que te haga ver qué cosas no estás teniendo en cuenta en tu diálogo. O qué cosas estás poniendo en el centro y no son ciertas o están viciadas.

Alguien que te rete y te inspire.

Porque solos no podemos ver nuestra propia sombra.


#sanación #coaching

41 vistas1 comentario
 

610 670 161

Formulario de suscripción

  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn

©2020 por Maria Herrero. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now