• maría herrero

Los cambios, las entregas y los sueños

Actualizado: jun 28


Todos estos meses de cuarentena nos han cambiado. Hemos tenido la oportunidad de ser y de sentir en una situación real que, hace menos de medio año, solo habríamos imaginado como un experimento de laboratorio.


Hemos cambiado.


A cada uno se nos ha puesto delante nuestra vida completa y desnuda: "esto es lo que tienes". Estoy segura de que el 99%, al menos una vez, se ha planteado en esta cuarentena qué le pasa con "eso que tiene". Y hemos tenido que repondernos.

Cada una a su manera, hemos ido entrando en las capas de nuestra realidad, de nuestra vida: nuestros vínculos, nuestras profesiones o no profesiones, nuestra vida creativa, nuestras aficiones o su inexistencia, nuestra necesidad de compañia o nuestra comodidad en la soledad. Nuestras pulsiones, nuestra rabia y nuestra alegría. Nuestra ansiedad y nuestra calma. Nuestras evasiones. Nuestras riquezas, nuestra creatividad, nuestra solidaridad, nuestra capacidad de adaptarnos. Nuestra fuerza. Nuestros amores.



Nunca habia sido tan inevitable y tan general la toma de contacto directa con lo que cada uno tiene. Con lo que cada uno es.


Y en ese contacto han pasado cosas. Nos hemos dado mas cuenta de como somos y de si eso nos gusta mas o menos. De en qué relaciones nos sentimos amados y en cuales no, quienes nos arropan y quienes nos excluyen. A quien excluimos. Qué hemos echado de menos de verdad en este momento increible. Que lugar ocupa nuestra profesión en nosotros. Qué somos sin ella. Que somos al estar todo el rato en la familia.

De si nos gusta nuestra vida.

De cómo nos gustaría que fuera.

De qué nos enriquece.

De qué nos encanta.

No había forma de escaparse a ese mirar.


De lo que si hay forma de escapar es de qué haces con eso que has visto. Porque cuando la "normalidad" regrese, será fácil olvidar todo de lo que te diste cuenta y regresar a esa vida que supiste que era incompleta o incluso dañina, haciendo como que no ves. Como antes.

Porque cambiar las cosas es dificil, doloroso y sobre todo, requiere entregas. No es gratis: tienes que dar algo para obtener eso otro que quieres. Por ejemplo: Si has descubierto que tus relaciones no son como te gustaría, tendrás que entregar tu miedo a vincularte, a exponerte, a compartirte o a lo que sea que te da miedo, para salir ahí y crear las relaciones como te gustaría que fueran. Y puede ser que tengas que plantearle a alguien qué es lo que sientes que está fallando en la relación. Y tendrás que enfrentar el conflicto que puede que se de, la incomprensión y la vulnerabilidad que, seguro, sentirás.

Entonces empezará un proceso propio, que el otro te regala, para entender qué parte de ti está tan asustada como para seguir estando en una situacion que no quiere. Y qué es lo que realmente quieres en esa, o en cualquier relación. Cómo te gustaría que fuese el otro y, por tanto, como no estás siendo contigo mismo. Y ahí está el misterio: no vas a poder saber de antemano qué pasará cuando inicies ese cambio.

Pero una cosa es clara: si deseas algo es porque sin ese "algo" no estás en tu lugar, en el lugar de tu ser. Si no, no lo desearías.

Puede que ese deseo sea el fin en si mismo o puede que sea el puente para que te des cuenta de algo que es muy importante para ti. Y va a estar pulsando ahí hasta que hagas algo con ello.

En el ejemplo, puede que te des cuenta que tus relaciones, las que querías cambiar, no te molestan en absoluto siendo como son, una vez has atravesado el miedo y has logrado verte a ti misma.

Puede que eso que tanto crees desear solo sea la excusa que ha puesto tu sistema interno para que te des cuenta de algo mas importante. La mala noticia es que, sea lo que sea que deseas tienes que abrir la puerta tu, cruzarla tu y hacer esas pequeñas cosas que te dan tanto miedo, tu. Sola. Siempre es sola, aunque te arropen. La buena noticia: te garantizo que hacer lo que sientes que tienes que hacer siempre es para mejor en niveles que nisiquiera puedes imaginar. Un salto cuántico.


No subestimes el valor de los deseos. No son inocuos ni frivolos, aunque algunos lo parezcan. Nunca lo son: el deseo es lo que nos guía hacia quienes somos, qué nos expresa, qué necesitamos.


Si estos meses nos cambia no es por lo que nos ha pasado sino por lo que hacemos con lo que nos ha pasado.

Y ha sido un regalo para todos que se nos ponga tan claro delante qué tenemos y cuánto de ello nos hace sentir dignos de nosotros mismos, a nosotros mismos, y cuánto no.


Revisar cada parte de lo que compone tu vida, evaluarla en tu criterio y decidir qué te gustaría que fuera diferente, cómo te gustaría que fuera y por donde vas a empezar, es una acto de Poder personal, es un acto de hacerte cargo de ti y tu vida. Es un acto de libertad. Da igual lo dificil o agradable o rápido o lo que sea que sea el camino: el hecho de remangarte y ponerte delante de tu vida a ver qué haces con ella, de verdad, desde tu verdad, es la Decisión que lo cambia todo. Lo demás, viene por descontado.

Es ese momento en que decides que vas a asumir la responsabilidad de tu vida el que cambia tu vida.

El regalo que trae adjunto, una vez tomas la decisión de verdad, es que tus sueños empezarán a cumplirse. Algunos, dejarán de ser tus sueños porque te darás cuenta de que eran los sueños de otro. Aparecerán otros que te sorprenderán hasta a ti misma. Y todos se irán cumpliendo.

Porque los sueños, los de verdad, son la expresión de una parte de ti que quieres vivir, que ya tienes pero que no la dejas expresarse, por lo que sea. Y parece que es un sueño externo e inalcanzable. Pero no: tus sueños son tu misma cuando te permites ser lo que sueñas.


Este dia 20 de junio es una ocasión irrepetible para que celebres todo lo que ya no mas, que celebres cada paso que te trajo aquí pero que ya no mas, que celebres que estás viva y puedes seguir celebrando y que abras esa puerta hacia ti, si es que quieres eso. Es un momento para despedir y quedarte con las manos vacias, delante de la hoguera, dejando espacio para todo lo que tiene que venir.

No subestimes el poder de las estrellas. No subestimes tu poder cuando deseas de verdad.




 

610 670 161

Formulario de suscripción

  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn

©2020 por Maria Herrero. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now