• maría herrero

Nuevas clases de Yoga y Mindfulness online!

Por fin! Después de parar en verano se complicó un poquillo volver a dar clase.



Pensabamos retomar en septiembre, pero justo me intervinieron para quitarme un mioma muy muy grande y ...bueno, la recuperación ha sido un poquito mas larga de lo que pensaba.

Y creo que me ha venido muy bien.


Porque es la primera vez en mi vida que no he podido moverme en un mes y medio. He estado mala pero nunca antes me había tenido que quedar tan quieta. Y no es fácil. No porque yo sea una culillo inquieto, que un poco si, sino sobre todo porque no tiene nada que ver no hacer nada porque no quieres a no hacerlo porque te duele, porque no puedes o porque tienes miedo.

Al principiio no podía, literamente, porque la cirugía abdominal requería no hacer abdominales...y hasta para reirse hacen falta.

Luego no se me curaba bien la herida, asi que dolía.

Y luego, para que voy a mentir, tenía miedo: de que no curara bien, de que se me saliera un cacho de músculo, de que se abrieran los puntos, de no recuperarme nunca jamás (si, soy asi de tremenda).

Interesante mucho, porque yo antes iba de "bah, yo soy muy dura, a mi no me da miedo nada y además, yo me curo superrápido" ... tarari que te vi.


Asi que la primera lección ha sido: tu no querías ver tu vulnerabilidad? dos tazas.

Porque me he dado cuenta de que lo frágil que me vuelvo cuando siento que "no puedo hacer." Y de lo frágilisima que soy cuando me doy cuenta, de verdad, que no controlo nada. Que es casi siempre, pero que yo me creo que controlo. Y es que en esta situación solo tenía una opción: entregarme a mi cuerpo, a la confianza de que me iba a curar y no iba a depender de que yo hiciera o dejara de hacer, al menos no con mi consciencia, sino que yo iba a hacer lo que tenía que hacer, curarme, pero desde esa parte de mi que no depende de "mi".

Que esto iba de paciencia y de dejar hacer. Y me ha ponía muy nerviosa esto!


Lo fantastico de esto es que porfin he entendido, al menos un poco mas verdaderamente que antes, lo que significa confiar y lo que significa dejar de tratar de controlar.


Y eso que tengo mil experiencias den mi vida que deberían de habermelo enseñado ya, porque las cosas mas increibles me han pasado sin que "yo" haya hecho mucho. Cuando hablo de yo me refiero a esa que creo que soy, la que piensa y decide, o siente y decide. Esa parte de la que soy consciente. Pero nunca me había pasado fisicamente.


El caso, que una vez que he podido empezar a moverme, lo estoy haciendo con un cuidado que no conocía. Muy agradecida de tener un cuerpo sintiente y que se cura. Y con mucha curiosidad de explorar desde aquí una forma de práctica mas suave y gentil, mas cuidadosa, como que construya pocquito a poco. Una práctica donde haya mucha escucha y donde la guia sea lo que puedo hacer y no lo que no puedo.

Y desde aquí empezaremos las clases online en noviembre. Serán tranquilas, mucho yin yoga que es muy profundo, muy de confiar en que en la aparente quietud donde tu estás inactiva, en la profundidad de tu cuerpo están sucendiendo cosas maravillosas.

Quiero explorar el mundo de las fascias, porque son la telita en que está grabada toda nuestra vida en forma de sensación y respuestas corporales y siento que puede ser un trabajo increible.


Asi que volvemos los miercoles, envueltas en las meditaciones de Merche, a movernos un poquito.


Ya sabes que además de la clase en directo puedes tener acceso a las clases grabadas y repetirlas cuando quieras.




El precio son 25€ el mes, y 40€ al mes si os apuntáis dos a la vez.




 

610 670 161

Formulario de suscripción

  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn

©2020 por Maria Herrero. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now